Author Topic: Los aeronautas, capítulo 68  (Read 96 times)

Offline crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Posts: 11040
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Los aeronautas, capítulo 68
« on: January 05, 2021, 08:24:52 AM »
Capítulo 68
AMS Depredadora

Grimm observó cómo la Itasca se inclinaba hacia ellos, las máquinas de vapor traqueteaban, las turbinas rugían, y alineaba el disparo que dispersaría a la Depredadora y su tripulación a los vientos.
Como todo lo demás que había hecho la Itasca, la maniobra se realizó sin problemas. Grimm solo podía ver, a esta distancia, los contornos de los oficiales de pie en el puente de la Itasca, incluido el sombrero de copa alta de su capitán. El uniforme rojo oscuro del hombre estaba estropeado por una mancha blanca, ¿un cabestrillo para su brazo, tal vez? Parte de la explosión de la salva inicial de la Gloriosa debía haber atravesado el sudario de la ltasca, y el calor o la metralla del impacto sobre el blindaje del barco debía haber herido al hombre. Sin embargo, permanecía donde debía estar un capitán, haciendo lo que debía hacer un capitán. Grimm podía respetar eso.
Al menos si iba a morir, no sería a manos de un nepotista cobarde y bobo como Rook, o por las armas de algún pirata harapiento, descuidado y desesperadamente violento. Había algo de consuelo en el pensamiento.
Aunque era un hecho, por supuesto, que él y la Depredadora tampoco se echarían y morirían sin más.
No podía dejar atrás a la Itasca, no ahora. La mitad de la red de la Depredadora había quedado destruida, limitando severamente su velocidad, mientras la nave más grande podía simplemente desplegar más seda etérica de sus carretes expansivos. Grimm podía ordenar a sus hombres que izaran velas, pero los vientos no eran favorables en su posición actual, y la Itasca, impulsada por turbinas, terminaría la cuestión antes de que se pudieran desplegar las velas de lona.
No podía escapar de modo tradicional; estaban demasiado lejos de la niebla para intentar otra cosa que no fuera una inmersión suicida casi con certeza, dado que uno de los cristales auxiliares ya había cedido. De hecho, incluso un ascenso brusco podía ser igualmente peligroso.
Ponerse en pie y disparar contra la Itasca sería un gesto completamente inútil. Oh, un disparo afortunado podía golpear un punto debilitado en el sudario de la ltasca (después de todo , había estado implicada en un fuerte intercambio a corta distancia con la Gloriosa), pero era poco probable que un solo disparo afortunado de las armas de la Depredadora infligiera un daño grave contra el sudario del crucero de batalla con algo menos que suerte guiada por las manos de los Constructores Misericordiosos, los Arcángeles y el mismísimo Dios en el Cielo. Por el contrario, se necesitaría un golpe de suerte similar para que la Depredadora sobreviviera a la destrucción de la andanada de la Itasca.
Grimm giró la cabeza para observar la bandera de Albion, que se enderezaba con el viento frío del mástil dorsal principal. Podría rendir sus colores. La señal universal de rendición en la batalla aérea sería casi seguro honrada por un profesional del calibre del capitán de la Itasca. Por supuesto, hacerlo significaría la pérdida de la Depredadora, ya fuera tomada como premio o destruida y enviada a la superficie como un acto de guerra, y el alma de Grimm gritaba contra ese curso de acción.
Pero, ¿qué otra opción tenía?
-¿Capitán Grimm? -preguntó la señorita Lancaster-. ¿Qué es ese sonido?

Offline crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Posts: 11040
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Re: Los aeronautas, capítulo 68
« Reply #1 on: January 05, 2021, 08:25:06 AM »
Grimm la miró con el ceño fruncido por un segundo y luego inclinó una oreja en el aire, escuchando. Su oído aún resonaba por la furia de la batalla reciente, pero... sí, había un sonido proveniente de las alturas.
Un sonido como de trompetas lejanas.
Y venía directamente del cegador sol de media mañana.
Grimm se giró para mirar a la Itasca, que tronaba con el traqueteo de sus máquinas de vapor, el rugido de sus turbinas, y se dio cuenta de que la nave enemiga estaba efectivamente ensordecida por su propia propulsión. ¿Habría tiempo?
Sí. Sí, podría haberlo.
Grimm sintió que una sonrisa se le escapaba entre dientes y gritó:
—¡Viraje duro a babor a toda máquina, señor Kettle! ¡Manténgase por delante de su giro! ¡Armas! ¡Andanada de fuego sobre el puente de la Itasca!
-¿Señor?-volvió a llamar Creedy. Grimm pudo escuchar la incredulidad en la voz del joven oficial. No solo apuntaba deliberadamente al puente de un enemigo, una táctica indigna y generalmente poco gratificante, sino que el fuego ondulado (disparos de un cañón tras otro) no lograría nada contra el pesado sudario de la Itasca a esa distancia. De hecho, haría poco más que proporcionar un espectáculo de fuegos artificiales.
-¡Es una orden, señor Creedy! -tronó Grimm-. ¡Fuego!
La voz de Creedy repitió la orden y, en cuestión de segundos, el cañón de la Depredadora comenzó a lanzar un desafío a los dientes de la Itasca. Ráfagas de fuego explotaron contra el sudario cerca de la proa de la Itasca, borrando su puente de la vista en intermitentes oleadas de llamas.
-¡Capitán! -llegó el grito casi furioso de Journeyman desde el tubo parlante-. ¡La matriz de cristales auxiliares del costado de babor está a punto ceder! ¡Tenemos que llegar a un lugar tranquilo y estable y cortar la energía!
-¡Entendido! -respondió Grimm-. ¡Prepárese para cortar la energía la matriz auxiliar!
-¿Qué? -soltó Journeyman.
Grimm se volvió hacia la señorita Lancaster y comenzó a apretarle las correas de seguridad, revisando cada una con cuidado.
-Disculpe, señorita.
La joven lo miró fijamente con los ojos muy abiertos.
-¿Capitán?
-Sujete las correas con fuerza con ambas manos y no las ajuste, por favor -dijo Grimm.
la Itasca continuó su giro, apuntando la aniquilación de su andanada, aunque Kettle mantenía a la herida Depredadora corriendo por delante de ella, inclinándose en un arco que rodearía a la otra nave. El gesto era inútil a largo plazo. la Itasca ya estaba reduciendo ligeramente su velocidad de avance para enviar más energía a los propulsores laterales de sus turbinas, para hacerla girar más rápido y atrapar a la Depredadora en el arco de disparo de sus propios cañones de babor.
El primer trío de armas de la disposición de la Itasca logró alcance suficiente como para colocar a la Depredadora en su mira y escupió furiosas esferas de llamas. Su pesado cañón era considerablemente más grande que los que llevaba la Depredadora, y el fuego enemigo saltó por el cielo para golpear el sudario de la Depredadora. Esta se iluminó en una brillante esfera de luz verde, y el rugido de las cargas de los cañones se sintió como si sacudieran los mismos huesos de Grimm. Grimm casi podía sentir la determinación de su barco de perseverar, sentir su obstinada resistencia, pero también podía sentir algo del calor de los proyectiles enemigos que se filtraban a través del sudario, enviando un fuerte olor a ozono por la cubierta.
La Depredadora siguió golpeando constantemente el área alrededor del puente de la Itasca, y Grimm sabía que parecería la táctica de un hombre verdaderamente desesperado, con la esperanza de acabar con la amenaza a su barco cortando efectivamente la cabeza de su enemigo. Las historias y los dramas a menudo se basaban en esa táctica, pero en la práctica desordenada de una batalla real, apuntar con tanta precisión era problemático, los sudarios no se penetraban tan fácilmente y un enemigo decidido por lo general podía atravesar el sudario de un enemigo en el centro de la nave con mayor precisión y rapidez que intentando golpear directamente el puente.
Pero, pensó Grimm, su objetivo no era causar estragos en la Itasca con su cañón. Tenía algo mucho más peligroso en mente. Después de todo, la Itasca ya estaba sorda.
Grimm también la quería ciega.
la Itasca redujo aún más su velocidad para agudizar su giro, sus flancos blindados brillaban al sol mientras luchaba por atrapar la nave más pequeña y ágil en los arcos de disparo de sus armas, como un gato girando sobre un ratón veloz. Grimm pudo sentir su corazón latir con puro y frenético terror cuando sintió que los ángulos de las naves cambiaban, sintió que más cañones del enemigo comenzaban a alcanzar a la Depredadora, y supo que a él y a su nave le quedaban solo unos segundos de vida. la Itasca estaba decidida a terminar lo que había comenzado semanas atrás, y estaba totalmente concentrada en la destrucción de la Depredadora.
Y debido a que lo estaba, no se enteró de nada hasta que el sonido de trompetas estridentes de repente se elevó incluso por encima del trueno de sus propios motores y el fuego de los cañones de la Depredadora.
La AFS Valiente del comodoro Alexander Bayard bajó estrepitosamente desde el sol, el crucero pesado cayó en un descenso que fue casi tan brusco como el picado de combate de un barco mucho más ligero, su grito de guerra era un toque de clarín. A sus flancos estaban sus compañeras de división, la AFS Tormentosa, rugiendo como una tormenta, y la AFS Victoriosa, con sus palos temblando como el retumbar constante de un enorme tambor de guerra.
Un rugido de ferocidad sin adulterar se elevó desde la tripulación de la Depredadora cuando los tres cruceros pesados ​​de Albion giraron con la coordinación de un grupo de bailarines, alineando sus andanadas para atacar a la Itasca, y desataron la furia de cuarenta y cinco cañones en un destello casi simultáneo de luz y sonido.
La distancia era brutalmente cercana: Bayard había colocado sus naves entre la nave de Grimm y la Itasca.
Los disparos de los cañones de Albion se estrellaron contra el ya puesto a prueba sudario de la Itasca, lo atravesaron y perforaron el casco mismo. El pesado blindaje de la Itasca había sido diseñado para resistir armas exactamente como las que ahora se usan contra ella, en situaciones exactamente como las que enfrentaba ahora, pero ni siquiera la Itasca pudo ignorar los comentarios iniciales de Bayard. Los cañonazos de sus naves atravesaron la armadura de la Itasca, abriendo grandes agujeros en su casco exterior y prendiendo fuego a todo en los compartimentos que había tras ellos. En un instante, casi la mitad del casco de babor de la Itasca simplemente se desvaneció, convertido en nubes de cenizas y llamas y un sudario ardiente y destrozado.
Y, sin embargo, la tripulación de la Itasca era demasiado disciplinada para quedarse impotente, a pesar de la velocidad de la ejecución casi perfecta de Bayard de un ataque clásico. Incluso mientras la división de cruceros abría fuego, la Itasca aulló su desafío a sus enemigos, su cañón gritó, y el peso de toda su andanada cayó sobre la Tormentosa.
El pesado cañón del crucero de batalla alcanzó el sudario ligero de la Tormentosa, y la enorme densidad del fuego de la Itasca significó que Tormentosa nunca tuvo una oportunidad. Aunque su casco exterior estaba blindado con acero revestido de cobre, a esa distancia y contra esos cañones, bien podría haber estado protegida por vidrio. Las cargas de cañón estallaron contra el exterior blindado del crucero pesado, abrieron un agujero en su interior lo bastante grande como para que un yate navegara a través de él, y salió por el lado opuesto del casco de la Tormentosa en una lluvia de blindaje destrozado, fuego y madera incinerada, destripándola con una sola salva.
Grimm vio que el cristal de estribor de la Tormentosa fallaba con una lluvia de pequeñas explosiones, y su cristal de popa cedía, de modo que se desplomó abruptamente a popa y estribor, su cubierta se inclinó en un ángulo precario y comenzó a descender rápidamente. La tensión en sus vigas fue demasiado, y con un crujido tan fuerte como un cañón, su espalda se rompió. La mitad trasera de la aeronave simplemente se hundió y se enredó en los largos tramos de red de seda etérea, tirando de la sección delantera de la aeronave condenada y en llamas hacia abajo, hacia abajo, hacia abajo. Se desvaneció en la niebla, pero no antes de que un aeronauta de pensamiento rápido desplegara una boya de emergencia, básicamente nada más que un diminuto cristal elevador unido a un banderín de colores.
-¡Cambie el fuego a sus redes! -gritó Grimm gritó-. ¡Démosle al comodoro la oportunidad de agotarla!
-¡Fuego en la red enemiga, entendido! -respondió Creedy, y el cañón de la Depredadora comenzó a rastrillar la red de la Itasca, impidiéndole ganar velocidad más allá de la proporcionada por sus turbinas.
la Itasca mantuvo su giro original, intentando proteger su flanco devastado de sus enemigos, pero la Valiente y la Victoriosa se separaron como un par de lobos rodeando un macizo de madera. Las dos naves de Albion no habían podido detener por completo su descenso a una distancia tan corta, y se deslizaron bajo el nivel de la Itasca y a ambos lados de ella, cada nave inclinándose sobre su eje para mantener la posibilidad de una andanada sobre el enemigo. En respuesta, la Itasca mostró su costado de estribor sin daños hacia la Victoriosa, exponiendo su vientre a la Valiente.
La nueva andanada de la Itasca se disparó primero, y esta vez todo su cañón se centró en la Victoriosa. Las tripulaciones de los cañones del crucero de batalla de la Aguja Aurora conocían bien su oficio, pero tenían un ángulo de disparo deficiente y sus golpes fueron más dispersos. El sudario de la Victoriosa resplandeció con un verde esmeralda brillante, apagando gran parte del fuego, pero aun así lo que atravesó hizo astillas sus mástiles dorsal y de estribor y abrió agujeros irregulares en la cubierta de estribor, cobrándose un precio horrible entre sus artilleros y haciendo que gran parte el lado de estribor del barco ardiera en llamas.
La Victoriosa y la Valiente dispararon de nuevo, pero la andanada de la Victoriosa estaba a la mitad de su potencia. Entre el sudario de la Itasca y su pesada armadura, el crucero de batalla se encogió de hombros ante los impactos, aunque sonó como un gran gong cuando la furia de la Victoriosa golpeó su casco.
La Valiente, mientras tanto, rodó casi hasta la horizontal mientras se deslizaba por debajo de la Itasca, y luego disparó directamente hacia su vientre.
El sudario de la Itasca resistió la primera media docena de impactos, pero luego los artilleros de Bayard comenzaron a arrancar grandes pedazos del casco blindado, destrozando sus mástiles ventrales delanteros y empujando cada vez más profundamente hacia el interior de la nave, como un cuchillo fino y delgado presionado contra el vientre de un hombre por debajo de las costillas, buscando el corazón.
la Itasca se estremeció y simplemente aceptó los golpes, manteniendo sus cañones de estribor sobre la Victoriosa hasta que su cañón completó el ciclo y aulló de nuevo.
La segunda salva no fue de gran importancia en términos de precisión, con Bayard golpeando a sus tripulaciones con impactos regulares desde abajo, pero contra la herida Victoriosa, fue suficiente. Aunque el crucero intentó apartar sus flancos destrozados de los cañones de la Itasca, lo único que pudo hacer fue rotar su lado herido hacia abajo, exponiendo su única cubierta ligeramente blindada al fuego enemigo. Su sudario falló en un catastrófico estallido de chispas, y el pesado cañón del barco aurorano golpeó su cubierta, abriendo enormes secciones y prendiendo docenas de incendios en los compartimentos no blindados de su interior.
La Victoriosa vaciló y cayó como un hombre golpeado con un mazo. Una oleada de energía debía haber golpeado su matriz de cristal de estribor, porque de repente rodó, giró y comenzó a caer mientras se hundía, girando una y otra vez sobre su eje longitudinal, enredándose desesperadamente en su propia red.
la Itasca se estremeció y continuó su giro, descendiendo con demasiada gracia para ser un barco tan grande, las máquinas de vapor resoplando, girando su costado de estribor intacto hacia la Valiente con una pesada sensación de finalidad, un gigante listo para aplastar al último de sus oponentes más pequeños.
Lo correcto para Bayard habría sido aumentar su ritmo y mantenerse por delante del giro de la Itasca, tal como había hecho Grimm solo unos momentos antes, pero en lugar de eso, Bayard rompió en la otra dirección, como si buscara soltarse.
Fue un movimiento aparentemente tonto, uno que podría haberse esperado de un capitán mercante cegado por el pánico o de un capitán verde en su primera acción. Solo llevaría a la Valiente hacia el punto de mira de la Itasca mucho más rápido, y posiblemente no podría ganar suficiente alcance para entorpecer la precisión la de los artilleros de Itasca con una diferencia significativa. Peor aún, el movimiento exponía una mayor parte de la popa del barco, donde el blindaje era más delgado y la superestructura del barco más vulnerable. Grimm casi podía ver el repentino entusiasmo de la Itasca por usar su cañón y destruir al último de sus oponentes serios.
Y al hacerlo, exponer el enorme agujero en su armadura del vientre a la Depredadora.
-¡Kettle! -gritó Grimm.
-¡Sí! -respondió el piloto. Él también había visto la abertura, y la ágil Depredadora se ladeó y se hundió más, deslizándose hacia la sombra del casco de la Itasca en la zona muerta donde sus armas no podían alcanzarla, y donde, si giraba, la Depredadora quedaría aniquilada en un glorioso destello de trueno luminoso.
-¡Creedy! -llamó Grimm-. ¡Prepare fuego de salva!
-¡Fuego de salva, entendido! -gritó Creedy.
-¡Señor Journeyman! -llamó Grimm por el tubo de comunicación-. ¡Corte la matriz de auxiliares de babor!
Grimm sintió cuando se cortaba la energía de los cristales de babor. De repente, la plataforma de la Depredadora se colocó completamente en vertical, el movimiento fue un golpe contra su arnés de seguridad, un golpe en la caja torácica. La señorita Lancaster dejó escapar un agudo grito de sorpresa, su voz tensa con un terror que rápidamente ahogó.
Y los cañones de estribor de la Depredadora se colocaron contra el vientre de la Itasca a una distancia de cincuenta metros.
-¡Fuego! -rugió Grimm.
Los cañones de estribor de la Depredadora aullaron como uno solo.
No quedaba ningún sudario que se opusiera a las cargas más ligeras que podían lanzar las armas de la Depredadora, y las armas más pesadas de la Valiente se habían cobrado un precio desastroso tanto sobre el casco blindado como sobre la armadura interior de la Itasca. En el espacio abierto del cielo, las rondas de la Depredadora no podrían haber causado mucho más que abolladuras al rojo vivo en el casco exterior de la Itasca, pero dentro de los espacios contenidos de sus compartimentos interiores, la salva de los cañones más ligeros explotó con salvaje furia, un chorro de fuego penetrando en la relativamente pequeña abertura de su armadura.
la Itasca se tambaleó violentamente y la salva enviada hacia el barco de Bayard navegó salvajemente en todas direcciones. El rugido de los propulsores de la nave aurorana se detuvo de repente y durante unos segundos los únicos sonidos en el cielo fueron el crujir de la madera, el crepitar del fuego y el distante traqueteo de los motores de la Valiente.
Y luego, con un sonido parecido a un trueno furioso, la caldera de la Itasca explotó.
La onda de choque se estrelló contra la Depredadora como una mano enorme y carnosa, y sacó el aire de los pulmones de Grimm. Intentó dar una orden a Kettle, pero no salió ningún sonido de sus labios. Sin embargo, Kettle ya estaba descendiendo y continuaba hacia adelante, saliendo de debajo de la Itasca.
La enorme nave blindada había quedado completamente deformada por el impacto, el casco blindado abollado hacia afuera por la fuerza de la explosión, desgarrado en docenas de lugares. Sus mástiles estaban destrozados, por completo, y varias matrices de cristales habían fallado, por lo que estaba inclinada hacia un lado y a la deriva, girando lentamente. Aeronautas indefensos colgaban de las líneas de seguridad. Toda su cubierta de armas del lado de babor había sido consumida por el fuego, y los aeronautas gritaban mientras luchaban por escapar del incendio, muchos murieron cuando los arneses de seguridad destinados a protegerlos los atraparon ahora dentro de las llamas.
El silbato de vapor de la Valiente aulló triunfalmente cuando se dio la vuelta, tomando un rumbo que la llevaría de regreso a la Itasca sin cruzar el arco de disparo de la cubierta de armas que le quedaba, y uno de los cañones de persecución de Bayard envió un solo disparo a través de la proa de la Itasca...
-¡Alto al fuego! -ordenó Grimm.
-¡Alto al fuego, entendido! -repitió Creedy en la cubierta de armas.
Durante un largo momento, la Itasca quedó suspendida en el cielo como una gran bestia aturdida, demasiado aturdida para comprender lo que la rodeaba. Grimm podía oír órdenes frenéticamente gritadas arriba y abajo en la nave más grande.
Y luego sus colores salieron aleteando de los pocos mástiles que quedaban y se alejaron girando con la brisa.
La Depredadora se desplazó lo suficientemente cerca de la Itasca para que Grimm pudiera ver al capitán en su puente inclinado, apoyado contra la inclinación de su barco, sostenido en su lugar por tres líneas de seguridad impecables y tensas. Parecía de la misma edad que Grimm, un hombre alto y delgado con la piel curtida y un brillo plateado en su cabello por lo demás negro como el carbón. El hombre devolvió la mirada a Grimm, luego asintió con la cabeza, desenganchó la espada envainada del costado y extendió el mango hacia la Depredadora.
Grimm se enderezó tanto como pudo en la posición casi vertical de la que pendía en sus propias líneas de seguridad. Se quitó la gorra y asintió en respuesta al capitán aurorano.
la Itasca se había rendido.
La batalla había terminado.