Author Topic: Los aeronautas, capítulo 66  (Read 97 times)

Offline crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Posts: 11040
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Los aeronautas, capítulo 66
« on: January 05, 2021, 08:21:36 AM »
Capítulo 66
AMS Depredadora

-¡Excelente tiro, señor Creedy! -gritó Grimm a los equipos de los cañones de babor. Los disparos no habían sido difíciles dada la sorpresa total que habían logrado sobre la Tiburón de Niebla, pero la mitad de la red de Calliope había salido disparada y, en este punto, la victoria era solo cuestión de doctrina adecuada y maniobra inteligente-. Señor Kettle, estabilícenos, por favor.
Kettle asintió con la cabeza, ya recortando el barco, nivelándolo nuevamente tras su inmersión en la niebla para evadir la respuesta apresurada de la Tiburón de Niebla.
-El combate debería empezar, patrón -dijo Kettle.
Grimm asintió con la cabeza y se volvió hacia los equipos de armas.
-Primer oficial -gritó-, ¡transfiera las tripulaciones a la batería de estribor!
-Ya habéis oído, muchachos -bramó Creedy-. ¡Aseguren sus armas, desenganchen y vaya al otro lado!
Los aeronautas de la Depredadora saltaron para obedecer, volviendo a bloquear los cañones de babor y cruzando el barco hacia el banco de armas del lado opuesto. Grimm apretó la mandíbula. Las bajas entre su tripulación habían sido graves. Solo tenía suficientes tripulaciones para manejar un banco de armas, pero no tenía sentido que Calliope lo supiera. Si se da cuenta de que solo tenía potencia de fuego en un lado de la Depredadora a la vez, eso podía complicar enormemente las cosas.
-¡Capitán! -gritó un aeronauta desde la cubierta, detrás y por debajo de él.
Grimm se volvió para encontrar al señor Eubanks, un veterano corpulento y formido con una barba erizada, esperándolo.
-Informe.
-Acabamos de disparar el último de los cohetes de señales, patrón.
-Muy bien. Usted y su tripulación estén preparados para controlar los daños.
-Control de daños, sí -dijo Eubanks, y se apresuró a bajar por la cubierta de nuevo.
-Está escorando, patrón -señaló Kettle, observando la estrella roja todavía suspendida en el sudario de la Depredadora. Había comenzado a avanzar con mayor rapidez hacia el oeste. Calliope esperaba poner cierta distancia entre su nave y la Depredadora mientras Grimm estaba temporalmente cegado por la niebla.
-Ajuste el rumbo, señor Kettle -dijo Grimm.
Kettle gruñó y lo hizo, mientras la Depredadora maniobraba para ascender desde la niebla por debajo de la Tiburón de Niebla, esta vez en su otro flanco, para terminar el trabajo de incapacitarla. Calliope no tenía forma de saber que la Depredadora podía verla.
-¿Algo anda mal, patrón?
Grimm negó con la cabeza una vez.
-No. Pero no parece justo, ¿verdad?
—No, no lo es, capitán. Desde luego no lo es. -El rostro de Kettle se dividió en una sonrisa malvada-. ¿No es maravilloso? ¿Dónde podemos conseguirnos uno de esos eterealistas?
-Primero sobrevivamos al día y ya consideraremos esos asuntos más tarde -dijo Grimm-. Una vez estemos en posición, utilizaremos el mismo enfoque que la última vez. Pero una vez hayamos disparado, aceleraremos nuestra ascensión para superar la altura de sus armas en lugar de sumergirnos por debajo de ellas.
-Eso apenas fue una inmersión -señaló Kettle.
-No nos atrevemos a intentar más que eso-, dijo Grimm-. Journeyman dice que las transmisiones eléctricas apenas se mantienen unidas tal y como están. Si acometemos el esfuerzo de una inmersión completa sobre la nave, podríamos perderla por completo.
Grimm pensó que sería una sorpresa horrible descubrir, a mitad de la inmersión, que su nave había perdido de repente la capacidad de ascender.
-Ataque, carrera y ascensión evasiva a su orden, entendido -dijo Kettle. Se oyó un silbido agudo. El piloto volvió la cabeza hacia la cubierta de artillería de estribor y asintió-. El primer oficial informa que las armas están listas para disparar, patrón.
-Muy bien -dijo Grimm-. espere.
-¿Cree que la Tiburón de Niebla se rendirá una vez la hayamos incapacitado? -preguntó Kettle-. Tiene muchos combatientes a bordo.
Un pulso de ira ardiente tocó el pecho de Grimm.
-Se rendirán, señor Kettle -dijo secamente-, o que Dios en el Cielo me ayude, dispersaré esa nave por los continentes.
Kettle lo miró de reojo y Grimm vio que el piloto movía los pies con inquietud. Kettle bajó la voz y su tono fue cauteloso, preocupado.
—No me malinterprete, capitán. Después de lo que la Tiburón de Niebla hizo a ese muelle, estoy más dispuesto que nunca a sacarla de la aerosfera. Pero, ¿realmente le haría eso...?
... a Calliope, decía el tono de Kettle, aunque no terminó la frase en voz alta. Grimm sintió algo retorcerse y tensarse dentro de él, una risa medio histérica que amenazaba con escapar de sus labios. La sometió sin piedad.
-Sólo si no me deja otra opción. -Intentó ofrecer a Kettle una mirada tranquilizadora-. Ella es quien es. ¿De verdad cree que se ha convertido en una soldado leal a la causa de la Aguja Aurora?
Kettle resopló.
-Cierto. Cederá. A menos que los auroranos no se lo permitan.
-Estamos en guerra -dijo Grimm en voz baja-. Haré lo que deba hacer.
Grimm cerró los ojos un momento y respiró lentamente, intentado captar una idea de la nave que lo rodeaba. Calculó el viento, sintió la ligera inclinación en la cubierta por el peso de la mitad de su tripulación sobrecargando el lado de estribor. Sintió el zumbido tembloroso del núcleo de cristal, un zumbido apenas perceptible a través de las suelas de sus botas. Era, por supuesto, una fantasía romántica casi sentir que podía escuchar el mismo zumbido sutil de poder proveniente de los condensadores del cañón en la cubierta del puesto de armas de estribor, pero no obstante, sus instintos confirmaron lo que su intelecto ya le había dicho que era cierto...
La Depredadora estaba lista.
-¡Toque de maniobras! -gritó Grimm, y el aeronauta que manejaba la campana del barco comenzó a tocar el ritmo adecuado para advertir a la tripulación que se aseguraran- ¡Artilleros preparados!
-¡Artilleros listos, Capitán! -respondió Creedy.
Grimm revisó dos veces sus líneas de seguridad y las apretó.
-Señor Kettle -dijo-. Comience el ataque.

* * *

La Depredadora salió disparada a través de la mesosfera brumosa con la gracia natural de una aleta de nube y la velocidad de un cohete de señales. La aceleración en la ascensión, impulsada por el enorme poder del nuevo cristal de elevación, fue al menos tan grande como la que experimentaba la nave en una inmersión. Grimm tuvo que sujetarse firmemente a la barandilla del puente o arriesgarse a caer de rodillas cuando el barco comenzara temblar y traquetear, y luego ella comenzó a cantar.
Grimm sabía que debería presentar una imagen estoica, sólida e inmutable ante sus hombres, convertirse en una imagen esculpida de firme disciplina y determinación, pero simplemente no pudo quedarse quieto. Podía sentir la gracia de la Depredadora, la forma liviana y fácil en que se movía por el aire, podía sentir la alegría feroz y orgullosa que la llenaba mientras se lanzaba a la batalla.
Todo lo cual era ridículo, a un nivel puramente racional. Grimm lo sabía, con la cabeza.
Su corazón decía otra cosa.
Mientras la canción de guerra de la Depredadora subía de tono y volumen, un tripulante estalló en un aullido propio. Grimm se dio cuenta, algo sobresaltado, de que el grito provenía de su propia garganta.
El bramido de la tripulación, un latido después, fue el más fuerte que Grimm había oído jamás, a pesar de su número reducido, y podía escuchar a Creedy gritando con el resto de ellos.
La niebla gris se hizo más clara de repente, tornándose de un gris más pálido, luego nacarado, luego blanco, y un suspiro después, la Depredadora surgió de la mesosfera con una explosión hacia el ancho cielo azul.
El señor Kettle había cronometrado perfectamente su aproximación. Emergieron de la capa de nubes casi directamente debajo de la Tiburón de Niebla, viajando casi exactamente a la misma velocidad, a solo unos cientos de metros de distancia. En su primer ataque, la sorpresa había estado del lado de la Depredadora. Ahora la velocidad lo era todo.
-¡Fuego a discreción! -gritó Grimm.
-¡Fuego, fuego, fuego! -gritó Creedy, transmitiendo la orden a los equipos de armas.
Los siete cañones de la Depredadora dispararon casi simultáneamente. A pesar de que sus hombres tenían instrucciones de disparar solo a la red enemiga, desde su ángulo bajo la Tiburón de Niebla no había forma de garantizar del todo que las explosiones no alcanzaran la nave, pero sus tripulaciones se desempeñaron bien. La red ventral estalló en llamas y comenzó a inclinarse y caer cuando múltiples ráfagas la golpearon. Un par de disparos perdidos pasaron por la red y se estrellaron contra el sudario activo de la Tiburón de Niebla, y fueron absorbidos sin causar daño cuando una repentina esfera de luz verdosa rodeó la aeronave.
Grimm casi pudo sentir la conmoción y la consternación de la tripulación enemiga. No los culpaba. Que una aeronave persiguiera a un enemigo herido con una precisión tan perfecta desde el interior del velo brumoso de la mesosfera era una hazaña tan improbable que se acercaba a la imposibilidad.
Pero, lo que es más vital, sabía que incluso ahora, los artilleros de la Tiburón de Niebla estarían deprimiendo frenéticamente el morro de sus armas para disparar contra la Depredadora en el instante en que su piloto alejara la nave lo bastante como para proporcionarles un tiro limpio.
Grimm esperó hasta que vio que la nave enemiga comenzaba a rodar para presentar su andanada a la Depredadora, y luego gritó:
-¡Ascensión!
El señor Kettle lanzó la nave a su nueva inclinación máxima de ascenso, y Grimm se tambaleó y estuvo a punto de caer a pesar de su agarre sobre la barandilla. La Depredadora navegó tan rápida y limpiamente como un alma digna volando hacia su recompensa eterna. Ocho de los cañones enemigos rasgaron el aire. La Depredadora acababa de partir con su furia, y la única ráfaga que logró dar en el blanco provocó sólo el incandescente brillo verde del propio velo protector de la Depredadora.
Grimm había cronometrado su maniobra con éxito. Los artilleros de la Tiburón de Niebla intentaron rastrear a la Depredadora mientras se elevaba, pero alcanzaron el límite de su elevación antes de atrapar a la nave más ligera y rápida. Para rastrear de nuevo a la Depredadora el piloto de la Tiburón de Niebla tendría que mover la nave de regreso al nivel y hacia su otro lado, todo mientras era arrastrada hacia adelante, inclinada y propulsada por el tirón desigual de un solo cuarto de su red. Mover esa masa tan incómoda contra su propio impulso e inercia requeriría segundos cruciales, segundos que Grimm no tenía intención de ceder.
-¡Fuego! -gritó.
Nuevamente los artilleros hicieron su trabajo. Una sola ráfaga perdida se deslizó a través de la red y destelleó contra el sudario del enemigo, pero la otra media docena arrasó el último tramo de red restante del Tiburón de Niebla arrancándolo de la nave y prendiéndole fuego.
La aceleración del Tiburón de Niebla se redujo inmediatamente a la nada, su forma borracha y revoltosa ahora se desliza hacia adelante con nada más que un impulso menguante. Cohetes de señales desesperados volvieron a destellar alejándose de ella, y Grimm vio que la nave enemiga luchaba por estabilizarse solo con sus cristales de ajuste... una propuesta complicada sin suficiente impulso hacia adelante para permitir a los cristales de maniobra más receptivos ayudar en la tarea, y hasta que se completaran, el Tiburón de Niebla estaba virtualmente indefenso frente a la movilidad de la Depredadora. Mientras Kettle pudiera mantener su nave fuera de los arcos de disparo del cañón del Tiburón de Niebla, podrían lanzar fuego sobre el enemigo sin reservas ni temor a una respuesta, y el señor Kettle conocía su oficio mejor que cualquier hombre vivo.
Kettle guió a la Depredadora en un arco alto, haciendo rodar la nave hacia su lado de estribor para presentar su andanada al enemigo, reduciendo la velocidad lo suficiente para proporcionar a las tripulaciones de los cañones el disparo más limpio posible.
Grimm sintió que su estómago se retorcía e intentó tragar con la garganta seca.
Estaba a punto de averiguar si su deber le exigiría matar a Calliope y su tripulación.
Bajó el telescóptico de sus gafas y centró su atención intensamente en la Tiburón de Niebla.
-¡Por números! -gritó Grimm-. ¡Fuego!
-¡Cañón número dos! -gritó Creedy-. ¡Fuego!
El cañón más avanzado del lado de estribor del barco aulló, su explosión se estrelló contra el tenso sudario de la Tiburón de Niebla.
-¡Cañón número cuatro! -gritó Creedy-. ¡Fuego!
El segundo cañón de estribor desató su furia, golpeando la mortaja del enemigo, hambriento de la vulnerable aeronave desarmada que tenía debajo.
-¡Cañón número seis! ¡Fuego!
La brillante iluminación del sudario de la Tiburón de Niebla se hizo más tenue, más translúcida.
-¡Cañón número ocho! ¡Fuego!
La explosión quemó el mástil más alto de la nave enemiga, y Grimm vio lo que había estado buscando: una figura alta y delgada, la misma Calliope, supuso, que se precipitaba contra el mástil dorsal de popa y golpeaba con un hacha de abordaje una de las cuerdas que corrían hacia arriba. La cuerda se partió, y los colores dalosianos del Tiburón de Niebla, una estrella blanca sobre un campo rojo y azul dividido en dos, descendieron revoloteando hacia la cubierta del barco, en la señal universal de rendición del aeronauta.
-¡Alto al fuego! -rugió Grimm-. ¡Alto al fuego!
-¡Alto al fuego! -hizo eco Creedy a las tripulaciones.
Y el aullido atronador y reverberante del último disparo del cañón número ocho se desvaneció y desapareció en el cielo azul. La Tiburón de Niebla yacía en silencio, dócilmente, debajo de ellos mientras Kettle hacía girar a la Depredadora, manteniendo al enemigo cubierto con su cañón de estribor. Grimm dejó que Creedy y Kettle se encargaran de las maniobras, mientras observaba a los artilleros del enemigo. Estaban, como era adecuado, retrayendo su cañón de vuelta a la posición segura, desde donde no podrían disparar.
Parecería que su rendición era genuina, aunque era Calliope, después de todo. Grimm procedería según los estándares, sin bajar la guardia. Sintió una sonrisa feroz estirar sus labios.
-Señor Creedy -llamó-. Prepare la lancha, si no le importa. Indique a la capitana Ransom mi mensaj: “Ríndase y prepárese para ser abordada”.
La alegría que se alzó entre sus aeronautas hizo vibrar las tablas bajo los pies de Grimm, y se imaginó que la Depredadora estaba expresando su triunfo junto con los hombres que la tripulaban.

* * *


Offline crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Posts: 11040
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Re: Los aeronautas, capítulo 66
« Reply #1 on: January 05, 2021, 08:21:50 AM »
En un cuarto de hora, Calliope cruzaba hacia la Depredadora en su lancha, su motor de vapor traqueteaba, impulsando la pequeña embarcación desde la Tiburón de Niebla. Llevaba dos tripulantes con ella para manejar la lanzadera, además de las dos carretas perdidas del maestro Ferus y un volumen delgado que coincidía con el que estaba en el bolsillo del abrigo de Grimm, robado de la Gran Biblioteca.
Si Calliope acababa de ser derrotada por una embarcación más pequeña y menos armada, no se notaba en su arrogancia ni en su expresión de confianza. Si se sentía intimidada por la docena de guanteletes preparados que la apuntaban, no podía verse desde el exterior.
Se acercó a la proa de la lancha cuando esta atracó, con su habitual sonrisa en los labios.
-¿Permiso para subir a bordo, Francis?
Grimm se recordó a sí mismo que lo llamaba por ese nombre solo porque sabía que le molestaba y que no debía ceder a la manipulación.
-De acuerdo -dijo con calma.
Calliope saltó a la cubierta y recorrió la nave con la mirada con curiosidad, mientras caminaba hacia el puente y subía los escalones.
-Bueno, bueno, bueno -dijo-. Eso fue bastante sorprendente. ¿Con qué demonios la has estado alimentando?
-Enemigos.
Calliope echó la cabeza hacia atrás y se rio.
-El libro, por favor -dijo Grimm.
Ella le arrojó el volumen amablemente y él lo atrapó.
-No tienes idea de las miradas desagradables que recibí cuando fui a buscarlo.
-¿Los auroranos le dieron algún problema por rendir tus colores?
-Nada que no pudiera manejar -dijo alegremente—. Debo admitir, Francis, que haces un trabajo magnífico. Una maniobra excelente, aunque nunca me hubieras vencido en una pelea justa.
-Esas las evito -respondió Grimm-. Y tú también.
Los dientes de ella brillaron muy blancos cuando sonrió.
-Cierto.
Grimm asintió con la cabeza hacia Creedy, quien envió a varios hombres que se encargaron de recuperar las carretas de la lancha de la Tiburón de Niebla. Se apresuraron a llevar las carretas hacia el camarote del eterealista sin demora.
Calliope los vio marchar.
-Eso acaba con los preliminares, supongo -dijo-. ¿Qué piensas hacer con mi tripulación?
-Devolverlos a ellos, y a ti, a Aguja Albion para su arresto y juicio -dijo Grimm-. Los auroranos serán tomados como prisioneros de guerra y tratados en consecuencia.
Calliope negó con la cabeza.
-¿Quieres decir que juzgarán a mi tripulación como civiles por cometer un acto de guerra? Nunca se someterán a eso. Ningún tribunal de Albion les proporcionaría un juicio justo y ellos lo saben. Los tacharán de piratas y los colgarán.
-Posiblemente -dijo Grimm-. Por otro lado, si te niegas a rendirte, entonces, según los artículos de guerra, podría mandar tu nave a la superficie aquí y ahora. ¿Qué alternativa crees que encontrarán más atractiva?
El rostro de Calliope se oscureció y apretó la mandíbula un par de veces antes de responder.
-Mi tripulación son soldados que luchan como soldados. Van a ser tratados y juzgados como soldados en tiempos de guerra.
-¿O qué? -preguntó Grimm con suavidad.
Calliope lo miró fijamente, su boca trabajando en palabras que nunca se formaron del todo, sus ojos casi brillaban por el calor de su ira. Luego cerró los ojos y murmuró una maldición salvaje entre dientes.
-¿O qué? -preguntó Grimm de nuevo, exactamente en el mismo tono.
-Has dejado clara tu postura -dijo ella en tono amargo-. Has dejado clara tu postura, bastardo. No estoy en posición de exigirte nada.
-No, capitana Ransom, desde luego que no -dijo Grimm.
Calliope hizo una mueca como si acabara de morder un trozo de carne podrida de un tanque.
-Yo... solicito que los miembros de mi tripulación sean tomados como prisioneros de guerra y retenidos como tal, capitán Grimm. Por favor.
Grimm asintió lentamente varias veces.
-Quiero que sepas algo.
Ella frunció el ceño y lo miró.
-Sé que no tenías que usar el patrón de disparo que usaste en el Habble Landing -dijo-. Podrías haber apuntado a la Depredadora primero, en lugar de al final.
-Sí -dijo ella simplemente.
-También quiero que sepas que me doy cuenta de por qué me ofreciste ese contrato la última vez que subiste a bordo. No querías que estuviera presente en lo que iba a suceder. Querías a la Depredadora fuera de peligro.
Su cabeza se movió en lo que pudo haber sido la mínima fracción de un asentimiento.
-¿Por qué? -preguntó Grimm.
Calliope apartó la mirada. La pregunta flotaba pesada en el silencio. Después de un momento, dijo:
-Una vez, ella también fue mi hogar.
El estómago de Grimm se encogió con el pequeño eco de un dolor que pensó que había dejado atrás.
-Lo recuerdo -dijo en voz baja-. Capitana Ransom, por la presente declaro a su tripulación, a sus pasajeros y a usted misma prisioneros bajo los artículos de guerra. Señor Creedy, escriba una nota a tal efecto en el diario de abordo.
—Sí, capitán —dijo Creedy con firmeza.
Calliope cerró los ojos un momento y luego asintió una vez hacia él. Sus labios comenzaron a dar forma a las palabras varias veces, pero evidentemente no pudo obligarse a pronunciarlas
Grimm ya tenía su victoria. No tenía sentido alargarlo más.
—No es necesario su agradecimiento, capitana Ransom. Enviaré ingenieros con usted para abordar la Tiburón de Niebla y desactivar su cañón. Navegará con la Depredadora de regreso a Aguja Albion. Estará bajo mis armas todo el camino. Si se desvía de cualquier orden que dé, no importa cuán levemente sea, abriré fuego. ¿Lo ha entendido?
-No soy idiota, Francis.
Grimm luchó contra la molestia, pero sintió un músculo en la comisura de su boca contraerse a pesar de sus mejores esfuerzos. Calliope también lo vio, y una sonrisa se instaló en sus labios.
-Supongo que no -dijo Grimm-. De todos modos, Calliope, los últimos días han sido una prueba todopoderosa. No pongas a prueba m...
-¡Contacto! -gritó uno de los vigías en el mástil dorsal de la Depredadora-. ¡Capitán, contacto!
La cabeza de Grimm se giró hacia el mirador.
-¿Dónde?
-¡Nave entrando alto, oeste a suroeste, acercándose con rapidez!
¿Una aeronave procedente del oeste? Pero la Flota operaba exclusivamente al este de su posición actual...
El estómago de Grimm se tensó y sintió que sus rodillas se aflojaban un poco y se volvían inestables.
Se giró, colocando su telescóptico de nuevo y vio la aeronave entrante de inmediato, dirigiéndose hacia ellos a una velocidad vertiginosa. La estudió detenidamente a través del telescóptico e intentó ignorar la forma en que su corazón había comenzado a latir más rápido y sus manos habían comenzado a temblar.
-Calliope -dijo en voz baja-. No hace falta que estés aquí. Sube a tu lancha y márchate. Ahora.
La oyó soltar un pequeño y agudo jadeo al ver la nave que se acercaba.
-Supongo que no puedo convencerte de que te rindas.
Grimm la miró por encima del hombro.
La sonrisa de ella se volvió amarga.
-Ah. No, claro que no. El deber.
Sacudió la cabeza y, con unos pocos pasos tranquilos, salió del puente y regresó a su lancha.
—Cuartel general, por favor, señor Creedy. Pase la orden. Extienda la red al completo y pónganos en movimiento.
El primer oficial bramó las órdenes y una vez más la campana del barco comenzó a sonar. Los hombres se apresuraron a alcanzar sus puestos, renganchando rápidamente sus arneses de seguridad. Los aeronautas se lanzaron a los mástiles, desplegando la enorme longitud de la red de la nave y poniendo en marcha a la Depredadora.
Grimm permaneció inmóvil en el puente, observando la forma amenazadora de AAV Itasca crecer con inquietante rapidez, y se preguntó si ya era demasiado tarde para escapar.