Author Topic: Los aeronautas, capítulo 51  (Read 96 times)

Offline crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Posts: 11040
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Los aeronautas, capítulo 51
« on: January 04, 2021, 11:06:13 PM »
Capítulo 51
Aguja Albion, Habble Landing, Túneles de ventilación

-Simplemente no es natural -gruñó Felix a Grimm-. Eso es todo lo que estoy diciendo.
Grimm miró con recelo al exterminador que caminaba a su izquierda.
-Usted solo puede proporcionarme una idea general de en qué sección de túneles habría entrado su hombre desaparecido. -Hizo un gesto hacia el pequeño gato completamente negro que caminaba tranquilamente unos pasos por delante de Grimm-. Parece que nuestro compañero tiene una idea más concreta.
-O la pequeña bestia nos está conduciendo a una trampa -predijo Félix.
-Desde luego, eso espero. Me gustaría pensar que no hemos traído todas estas armas para nada -dijo Grimm.
La tripulación de Grimm caminaba detrás de él en un grupo apretado y decidido, junto al Gremio de Exterminadores de Habble Landing. Los exterminadores eran un grupo enjuto y duro. Muy pocos eran de estatura media o de complexión fuerte, pero estaban, hombres y mujeres por igual, hechos de puro músculo y cartílagos, y todos tenían cicatrices como testimonio mudo de los peligros enfrentados y superados en el pasado.
-Dice que el gato pertenece a un guardia -continuó Felix.
-Este no -dijo Grimm-. Pero me atrevo a decir que nuestro guía conoce a Rowl.
Ante la mención del nombre, el pequeño gato los miró sin reducir el paso, concentrando sus brillantes ojos verdes en Grimm. Él alzó la mano y señaló una parada, y los hombres se detuvieron con estrépito.
-Este es un lugar tan bueno como cualquier otro para detenerse y obtener más información -dijo Grimm-. Supongo que es correcto, ah, ¿señorita Gata?
La gata se detuvo en seco y se volvió hacia Grimm. Miró a Félix un momento, interesada, luego volvió a mirar a Grimm. Movió la cabeza hacia arriba y hacia abajo en un asentimiento lento y deliberado.
-¿Él te envió a buscarnos? -preguntó Grimm.
Una vez más, el gato asintió.
-Bien -dijo Grimm-. ¿Sabes exactamente dónde están retenidas las chicas?
Ella asintió de nuevo. Y tras un momento, negó con la cabeza de izquierda a derecha.
-Ahí tiene -dijo Félix-. Vamos, ¿qué se supone que significa eso?
Grimm le lanzó una mirada apacible.
-Al parecer, que tengo que aprender a hablar gato. -Frunció el ceño y llamó- ¿Benedict? ¿Puedes entender algo?
El joven nacido guerrero alto negó con la cabeza.
-Apenas más que un saludo y unas cuantas cortesías. Es un idioma complejo y lleva años aprenderlo.
Ante esto, el pequeño gato negro pareció complacido.
-Dios mío -dijo Grimm-. Si entramos como una tormenta y comenzamos a disparar por todo el lugar cuando nos tropecemos con el Enemigo, es tan probable que disparemos a las chicas en medio de la confusión como al enemigo. Necesito información más específica. Obviamente ella lo sabe, o sabe más que nosotros, al menos.
Felix soltó un suspiro pensativo. Luego buscó en su abrigo y sacó un grueso fajo de papel doblado. Comenzó a desdoblarlo y lo dejó en el suelo. Grimm lo miró. Era un mapa de Habble Landing, con túneles de ventilación y de servicio marcados en varios colores diferentes, evidentemente para representar sus respectivas elevaciones.
-Aquí, bestia -dijo Felix-. Echa un vistazo a esto. -Dio unos golpecitos a una parte del mapa con un grueso índice-. Sé que Moberly estaba trabajando en esta sección general de los túneles. ¿Cuál han tomado los auroranos?
El gato se acercó al mapa y lo estudió con ojos brillantes. Inclinó la cabeza de un lado a otro, tanteó su superficie, lo olió, caminó sobre él, luego se sentó y se quedó mirando a Félix.
-¿Qué diablos se supone que significa eso? -exigió Félix a Grimm.
-Es demasiado abstracto -dijo Benedict-. Los mapas son símbolos y ella no tiene la experiencia necesaria para entender uno.
-¿Explique por favor? -pidió Grimm.
Benedict movió una mano en un pequeño y frustrado gesto.
-Ella no experimenta los túneles como nosotros. No solo ve los túneles. Navega por ellos con el olfato y el oído tanto como con la vista. Muéstrele una imagen que sea una representación simbólica de las dimensiones visuales solamente y le resultara confusa.
Felix sacudió con la cabeza.
-¿Como sabes eso?
-Porque resultó muy confuso para mí cuando estaba aprendiendo a leer mapas -respondió Benedict-. Me llevó un tiempo cuando era joven.
Felix gruñó.
-¿Tan difícil es leer un maldito mapa?
Grimm frunció los labios y miró al gato pensativo.
-Quizás no necesitamos que nos lea un mapa -reflexionó-. Tal vez necesitemos que dibuje uno.
-¿Qué? -preguntó Félix.
-Necesito un trozo de tiza- -dijo Grimm, y levantó la voz-. ¿Alguien tiene?
-Patrón -gritó Stern. El hombrecillo cargaba un arma larga al hombro, buscó en su bolsillo y sacó un trozo de tiza, que arrojó a Grimm.
Grimm lo atrapó y se volvió hacia el gato.
-Señorita Gata -dijo-. Si está usted dispuesta, tal vez podamos averiguar exactamente hacia dónde vamos para que podamos tomar las medidas más adecuadas para enfrentar la situación.
El gato lo miró fijamente y luego asintió una vez.
 -Gracias -dijo Grimm-. Propongo que recorra usted la longitud de los túneles en cuestión, en relación a este otro. No en toda su extensión, por supuesto. Quizás un paso por cada treinta que harían falta si estuviera caminando a través de ellos. Yo la seguiré con la tiza y dibujaré los túneles que me muestre en el suelo.
Felix gruñó.
-Luego compararemos el boceto con el mapa.
-Exactamente -dijo Grimm.
El gato pareció considerar la idea un momento, luego se levantó y se alejó de Grimm con un pequeño gruñido impaciente.
Comenzó a caminar, ladeando la cabeza un poco en ángulo, y Grimm fue tras ella, marcando el suelo de piedra con tiza. El pequeño gato caminó durante un rato, y Grimm la siguió, esperando no parecer tan ridículo como se sentía, siguiendo a la criatura sobre manos y rodillas, hasta que ella se volvió hacia él y se sentó una vez más.
Se levantó, le dolía el brazo herido y estudió las líneas de tiza.
-¿Y bien, Félix?
El exterminador alzó su mapa y lo examinó, y luego los dibujos del suelo.
-No creo que eso... No, espere un momento. Esta sección aquí. ¡Por Dios en el Cielo, mire, se alinea bastante bien! Debe haber recorrido su perímetro. Están aquí en el medio.
Grimm contempló con seriedad la parte correspondiente del mapa.
-Cuatro entradas. Cuatro salidas.
-Mrowr- dijo el gato negro, y negó con la cabeza.
Grimm arqueó una ceja y la miró.
-¿Menos?
Ella asintió.
-¿Han bloqueado túneles?
Ella asintió de nuevo.
-Cual, por favor -preguntó Grimm.
El gato se acercó a una intersección de líneas de tiza y pateó el suelo. Luego otra.
-Este y este -dijo Grimm, golpeando el mapa con un dedo-. Han cortado el acceso a dos túneles y dejado dos salidas.
-¿Sus hombres toman uno? -sugirió Felix-. ¿Nosotros el otro?
Grimm levantó la vista y arqueó una ceja.
-¿Por túneles que se han preparado para defender? Pagaríamos un alto precio y nunca llegaríamos a las prisioneras antes de que las mataran.
-¿Entonces qué? -preguntó Félix.
-Su única oportunidad es que entremos rápido y con fuerza, encontremos a las prisioneras y salgamos de nuevo antes de que el Enemigo pueda reaccionar adecuadamente. Tendremos que ir en una dirección que no esperarían. -Frunció los labios-. Un lanzamiento de moneda puede ser lo mejor que podemos esperar. ¿Señor Stern?
-¿Sí, patróni?- El delgado y joven oficial se adelantó.
-Confío en que haya traído usted las cargas explosivas que adquirimos de los auroranos en Habble Morning.
Stern dedicó a Grimm una amplia sonrisa hambrienta.

 

Offline ronubeco

  • Veteranos
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *
  • Posts: 1170
  • Karma: +7/-0
  • ¿y aqui que se pone?
Re: Los aeronautas, capítulo 51
« Reply #1 on: January 05, 2021, 02:26:21 PM »
Aplausos
Mi destino es no dejarme someter