Encuesta

(solo los usuarios registrados pueden votar)

Me gustó mucho
Me gustó
Pasable
No me gustó
No me gustó nada

Autor Tema: --Solaris-- (Lem)(1961)  (Leído 138 veces)

Nem0

  • Veteranos
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *
  • Mensajes: 613
  • Karma: +38/-0
--Solaris-- (Lem)(1961)
« on: Mayo 26, 2022, 11:11:38 pm »
--Solaris-- (Stanislaw Lem) (1961)
Cita de: RESEÑA
Kris Kelvin acaba de llegar a Solaris. Su misión es esclarecer los problemas de conducta de los tres tripulantes de la única estación de observación situada en el planeta. Solaris es un lugar peculiar: no existe la tierra firme, únicamente un extenso océano dotado de vida y presumiblemente, de inteligencia.
La mítica novela que consagró a Stanislaw Lem como autor de culto. Un texto hoy en día considerado un clásico sin paliativos de la literatura moderna. Lem nos presenta una novela claustrofóbica, en la que hace un profundo estudio de la psicología humana y las relaciones afectivas a través de un planeta que enfrenta a los habitantes de la estación a sus miedos más íntimos.

Que el remarcado en rojo sirva como aviso para navegantes. Esta no es una novela de entretenimiento, para pasar el rato. Al contrario, es compleja: es DIFÍCIL encontrarle sentido si no se pilla la clave. Y aún entendiéndola resulta poco agradecida, y como sin resolver; sin embargo la he seleccionado porque, en cuanto a idea, es del tipo "no va más". Por suerte hay tres adaptaciones al cine, la última (2002, mi preferida) le "rebaja el nivel" hasta ser casi asequible al público general.


La ambientación tira a XENOLÓGICA, pero de lo más particular: un planeta, de alguna manera, consciente; aunque de una inteligencia difícil de interpretar. Por ello la pretensión de la expedición científica, previa al relato, estaba condenada al fracaso: si el fenómeno que estudias se dedica a estudiarte a ti, entonces no hay metodología que resista. Y cuando el protagonista llega a la estación orbital, aquello ya es una casa de locos; y toda la trama gira en intentar resolver el MISTERIO.

Respecto al estilo, en realidad combina DOS PROSAS: por un lado la narración, que es en PRIMERA PERSONA, lo que le da fuerza a las vivencias personales. Por otro lado, hay constantes referencias (casi transcripciones) a antiguos INFORMES sobre el planeta, donde se acumulan especulaciones de todo tipo que (y quizá sea ese el propósito del autor) confunden más de lo que ayudan, pues en vez de resolver preguntas las acumulan. El mundo Solaris es ininteligible, y la novela le imita hasta conseguir dar la sensación de estar ante algo inefable.

Spoiler for "(la clave)":
SPOILER ¡SPOILER! ¡¡SPOILER!!
    La reseña y la introducción de la novela dan a entender que estamos ante un "contacto alienígena", quizá con un tipo de inteligencia difícil de comprender. PERO, en mi opinión, ES MÁS QUE ESO: por las cosas que es capaz de hacer, estamos más bien ante un dios. Esa entidad tiene (entre otras cosas) un dominio directo y absoluto sobre la materia, a un nivel fundamental, y es capaz de hacer con ella cosas como resurrecciones...
    Para la filosofía materialista, cuando una persona muere el único fantasma que sobrevive es el recuerdo que deja en los demás. Cada uno de nosotros dedicamos un TROZO de nuestro cerebro a la interacción con una persona amada; y cuando dicha persona fallece, ese trozo especializado se queda sin su función y (con el tiempo) termina disolviéndose.
    En la novela se narra como una persona es reconstruida (cuerpo y personalidad) a partir de los recuerdos que ha dejado en otra. Eso es aún más difícil que una resurrección con cadáver presente, es un prodígio propio de dioses; así pues, más que un contacto con una mente alienígena, hay que reconocerle a dicho mundo-mente un rango "divino". Aunque, bien mirado, no hay nada más alienígena que un dios.

    Para entender el fondo del argumento hay que ponerse en el lugar de esa mente... Es extremadamente poderosa, pero ÚNICA, nacida y desarrollada en soledad, consigo misma nada más. Y he aquí que se le presenta una raza visitante completamente distinta: un colectivo de pequeñas mentes, que mantienen entre ellas unas relaciones que le resultan desconocidas. Y para investigarlas hace lo que cualquier científico conductista: someterlas a pruebas y experimentar con ellas. Cambiemos ahora la perspectiva: para las ratas de laboratorio, los laberintos y las trampas del experimentador parecerán un absurdo, una pesadilla ininteligible. Pues eso mismo es lo que muchas veces sentirán tanto el protagonista como los lectores de esta novela.
    A partir de este punto divergen NOVELA y PELÍCULA (la última, me refiero). Empiezo por la peli, que da la interpretación que más me gustó:

EN LA PELÍCULA...
    Entendida la motivación de este peculiar dios (la curiosidad), queda claro lo que busca: COLECCIONAR esos rasgos sociales de los humanos. No sabemos que sacó de los otros ocupantes de la estación, pero respecto al protagonista la presa que persigue es el AMOR. Conseguir reavivar esa llama le lleva dos intentos, el primero no supera la sensación de  "impostora" (ahí Lem anticipó el concepto de "unncany valley"), pero lo consigue en una segunda resurrección al no percibirse malicia alguna en el simulacro. Finalmente supera la prueba definitiva: el protagonista sacrifica su vida para seguir junto a su amada. Y pasa a convertirse él mismo en otro simulacro en la mente (o donde sea que almacene datos) de este planeta-dios.     
    Aunque aún cabría una cuestión: ¿el amor entre dos simulacros... es real, o es también es un simulacro (= falso)? Pues según cómo se vea. Aunque si miramos dentro de cualquier factoría veremos máquinas o robots fabricando y haciendo cosas mientras que los obreros de verdad les asisten o incluso solo miran, y no por ello los productos son menos reales. Así pues, yo creo que sí, que el mundo-mente-dios se llevó su trofeo.

EN LA NOVELA...
    La mitad del texto de la novela son citas sobre la infinidad de especulaciones hechas para interpretar un fenómeno de entrada incognoscible (la peli se deshizo de todo ese lastre). Cabe suponer que se deja para el final la que resulta ser acertada, y en ese caso Solaris es un "dios imperfecto", diríamos que aún en su etapa INFANTIL. No hay intención final, por lo que agotada la novedad de esas mentes visitantes se desentiende de ellas.
    Para poder seguir un poco más con la narración en 1ª persona, el autor mantiene vivo al protagonista y es el simulacro el que se suicida (curiosamente, imitando a su original), al no poder soportar la consciencia de su propia "falsedad existencial".



Aunque seleccioné esta, en realidad la novela de Lem que más que gusta es --Ciberiada-- pero no la considero CF si no Fábula (por ello, de comentarla, lo haré en la sección de Fantasía).



Spoiler for "FICHAS autores del siglo XX":
Este post forma parte de una selección en curso, con estos criterios: [1] Ciencia-ficción; [2] de autores del siglo XX; [3] que sean novelas sueltas (sin compromisos, nada de lotes); [4] que estén disponibles en la red; y [5] haber leído al menos media docena de obras del autor para quedarse con solo UNA, la que mejor recuerdo haya dejado (= usar el tiempo como filtro).

AUTOR (novelas leídas): Aldiss(6) Anderson(7) Asimov(todas) Bear(6) Bester(6) Brown(8) Bova(6) Brunner(8) Clarke(todas) Dick(todas) Delany(8) Disch(6) Farmer(9) Haldeman(6) Harrison(6+) Heinlein(todas) Herbert(todas) LeGuin(todas) Lem(8) Leiber(6) McDevitt(6) Niven(8) Pohl(9) Sheffield(7) Silverberg(6) Simak(7) Spinrad(8) Sturgeon(6) Vance(8) Varley(6) Vinge(6) Zelazny(6)
Españoles: Castillo(6) Quesada(6+) Santos(6)


« Última Modificación: Junio 09, 2022, 11:59:36 pm por Nem0 »