Autor Tema: Los aeronautas, capítulo 53  (Leído 374 veces)

crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Mensajes: 10985
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Los aeronautas, capítulo 53
« on: Enero 05, 2021, 12:08:39 am »
Capítulo 53
Aguja Albion, Habble Landing, Túneles de ventilación

Las explosiones abrieron un gran agujero en el montículo de mampostería rota que se había utilizado para taponar el túnel. El sonido de la explosión fue una pared invisible que atravesó el pasillo, absorbiendo el viento de los pulmones de Grimm a pesar de su posición protegida en la esquina más cercana.
Grimm se obligó a sí mismo a tambalearse hacia el túnel antes de poder respirar. Corrió hacia la brecha en la barricada de mampostería antes de que los pedazos de piedra volantes dejaran de caer al suelo, espada en mano y con el guantelete preparado, y oyó el ruido de botas detrás de él cuando Kettle envió a los hombres corriendo a su estela.
El aire estaba cargado de polvo y humo apestoso y sulfuroso. Trozos de piedra de varios tamaños se retorcían bajo sus botas, amenazando su equilibrio, y su imaginación lo tentó con una imagen de sí mismo corriendo directo contra una pared en medio de la mala visibilidad y apuñalándose con su propia espada.
Dios en el Cielo sabía qué si había elegido el túnel equivocado, aquél donde la mujer Cavendish había retenido a sus prisioneras, se lo merecería.
La dirección de sus pensamientos lo distrajo y a punto estuvo de tropezar con un bloque de mampostería del tamaño de un costal de carne fresca. Una mano con un agarre de acero revestido de cobre se cerró sobre su brazo, y Sir Benedict lo ayudó a mantener el equilibrio y seguir avanzando. El joven nacido guerrero estaba tenso, sus ojos felinos brillantes, y Grimm supo que tenían suerte de tener un recurso así entrando en batalla con ellos.
Grimm salió de la oscuridad y el humo a un área iluminada con cristales de lumínicos dispersos. El polvo y la arena en el aire le daban a todo una cualidad extraña y plana, como si su percepción de profundidad hubiera desaparecido de repente. Los ocupantes de la cámara todavía se tambaleaban, aturdidos por la explosión y los escombros voladores, y Grimm tuvo lo que pareció una eternidad para asimilarlo todo.
La señorita Tagwynn estaba en el suelo, tendida como si le hubieran dado un golpe impresionante, con los ojos muy abiertos y desenfocados. A menos de metro y medio de ella yacía Sark, el nacido guerrero que había acompañado a madame Cavendish. El hombre corpulento ya estaba rodando para ponerse de pie y el acero revestido de cobre brillaba en su mano. Varios metros más allá de Sark, madame Cavendish había caído sobre una rodilla, su vestido caro y su bolero estaban cubiertos de polvo. Tenía los dientes apretados y sacudía la cabeza justo mientras Grimm descartaba la carga de cebada de su guantelete y en su lugar sacaba su pistola con la mano izquierda.
Su mente todavía estaba catalogando detalles mientras avanzaba, empuñando la pistola. Muy pocos hombres podían permitirse el gasto que costaba utilizar una pistola hasta que eran expertos en el uso del arma, y de ellos, un porcentaje considerable perdía los dedos, ojos o vidas cuando las armas estallaban desde adentro, en lugar de impulsar sus cargas hacia el objetivo. Cualquier pistola podía disparar solo cincuenta o sesenta rondas antes de que la pólvora corrosiva comenzara a devorar el revestimiento de cobre del interior del cañón, momento en el que la podredumbre de hierro se incrustaba en el acero, debilitando el arma hasta que se producía un fallo de encendido inevitable.
Grimm había pasado diligentemente por media docena de armas diferentes mientras aprendía a disparar con un mínimo de habilidad, pero de ninguna manera era un experto, por lo que se dirigió hacia Cavendish tan rápido como pudo, para disparar desde una distancia que impidiera un fallo debido a su dudosa competencia. Una vez la despachara, podría descartar la pistola y utilizar su guantelete para ocuparse de los tejedores de seda que pululaban detrás de ella ...
¿Tejedores de seda? Dios del cielo, había docenas de criaturas de la superficie adultas y mortíferas que brotaban de uno de los túneles, apresurándose hacia sus hombres.
Con la llegada del terror repentino, terminó el momento atemporal de observación imparcial.
-¡Bridget! -gritó Benedict.
Sark se puso en pie, su espada se lanzó hacia la chica caída, pero Benedict dejó escapar un rugido leonino de pura furia, un sonido que conmocionó los sentidos de Grimm, y golpeó a Sark en un ataque aéreo. Ambos nacidos guerreros cayeron, luchando uno contra el otro.
El rugido pareció galvanizar a madame Cavendish. Levantó la vista, parpadeando, y sus ojos se abrieron cuando se fijaron en Grimm. Comenzó a ponerse de pie.
Él deseó estar más cerca de la eterealista, pero esta distancia, siete u ocho metros, tendría que ser suficiente. La mano de la mujer ya se estaba levantando hacia él, y solo tenía un instante para actuar. Grimm corrigió levemente su puntería y apretó el gatillo.
La pistola emitió una chispa y luego habló, un destello de luz brillante en la cámara oscura.
Madame Cavendish dejó escapar un grito repentino y sin aliento y giró violentamente en su lugar, arrojada de nuevo al suelo como si hubiera sido golpeada por un garrote.
El primero de los tejedores de seda se lanzó por los aires hacia Grimm, dejando escapar un grito aullador que hizo que le atravesara otro rayo de terror, porque lo había oído antes, sólo unos días atrás, en los oscuros túneles de ventilación de Habble Morning, cuando había luchado espalda con espalda con Alex Bayard.
No tuvo tiempo de preparar el guante. En lugar de eso, tiró la pistola, la agarró por el cañón y llevó la empuñadura de la pesada y primitiva arma hacia la cabeza del tejedor de seda con toda la fuerza que pudo reunir.
Su brazo gritó de dolor, músculos y tendones protestaron contra el abuso, pero funcionaron. El golpe lanzó al tejedor de la seda contra el suelo, y Grimm no perdió tiempo en clavar su corta hoja de abordaje en el cuerpo del monstruo, donde la cabeza se encontraba con el cuello. Apenas logró apartar la hoja de un tirón antes de que la bestia sufriera espasmos salvajes, agitando todas sus patas sin ninguna apariencia de cohesión, su hocico de tres mandíbulas chasqueó salvajemente, burbujeando con espuma venenosa.
Los aeronautas de la Depredadora soltaron un grito de batalla propio, gritando, "¡Albion!".
Y entonces se inició la batalla. No hubo tiempo para pensar, emitir órdenes o hacer otra cosa que no fuera sobrevivir. Se descargaron los guanteletes. Los tejedores de seda chillaron. Grimm esquivó el salto de otro tejedor de seda por el más mínimo margen, y vislumbró a madame Cavendish en el suelo, con el rostro mortalmente pálido, señalando a Grimm con el dedo y gimiendo de primitiva indignación.
 Y media docena de monstruos se lanzaron hacia él, siguiendo su orden.
 Grimm habría muerto donde estaba si Kettle, Creedy, Stern y media docena de aeronautas más no hubieran llegado a su lado, con los guanteletes aullando. Hicieron volar a dos de los tejedores de seda hasta convertirlos en carne sanguinolenta y hedionda, pero un tercero se lanzó bajo las ráfagas, agarró al enjuto Stern por una pierna y lo sacudió con brusca violencia, los colmillos hundiéndose, desgarrándose y burbujeando con veneno.
Stern gritó.
Grimm luchó por llegar hasta el hombre caído, pero todo lo que pudo hacer fue defenderse de otro monstruo y evitar unirse a Stern en el suelo. Cortó y marcó un par de golpes sólidos, pero la piel curtida del tejedor de la seda era dura y los golpes sacaron poca sangre.
La pierna de Stern se rompió con un crujido audible y comenzó a salir sangre de la herida.
El olor a sangre se apoderó de los tejedores de seda como un viento repentino nacido de una violencia primitiva y loca. Sus chillidos se elevaron de nuevo, ensordecedores, y Grimm sintió que se le aflojaban las piernas. Sus movimientos se volvieron más rápidos, más erráticos, y el veneno prácticamente brotaba de sus mandíbulas, golpeando el suelo de piedraguja.
Con los tejedores de seda enloquecidos por la sangre, ahora solo había dos resultados posibles para la situación actual: O Grimm y los hombres de la Depredadora destruirían a todos los tejedores de seda presentes, o de lo contrario caerían entre las fauces y el veneno de las criaturas de la superficie.
Stern gritó de nuevo, sacando un cuchillo de cinturón y apuñalando al tejedor de seda que sostenía su pierna, pero la criatura lo sacudió como un gato sacudiendo un ratón de túnel, demasiado fuerte para su tamaño, golpeando al joven de izquierda a derecha y haciendo caer el cuchillo.
Al otro lado de Grimm, Creedy clavaba el tacón de su bota en la boca de un tejedor de seda, solo para que la cosa bloqueara sus mandíbulas sobre el pie de Creedy y tirara de la pierna del primer oficial. Sus dientes cortaron el cuero de la bota de Creedy y este gritó de rabia y dolor. El hacha de abordaje de Kettle cayó sobre el tejedor de seda y lo partió por la mitad en el centro del cuerpo, pero la moribunda mitad delantera siguió desgarrando y desgarrando el pie de Creedy.
Se acercaban más de esas malditas criaturas, corriendo por las paredes y el techo, usando su movilidad superior para rodear a Grimm y a sus hombres. La experiencia de combate terrestre de Grimm era limitada, pero no era difícil deducir que solo les quedaban unos momentos de vida.
Y entonces Felix y los exterminadores entraron en la refriega.

crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Mensajes: 10985
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Re: Los aeronautas, capítulo 53
« Respuesta #1 on: Enero 05, 2021, 12:08:50 am »
No profirieron ningún grito de guerra ni emitieron ningún sonido cuando entraron corriendo desde cada uno de los túneles abiertos que conducían al campamento aurorano. Pero a medida que acortaban la distancia con los tejedores de seda más cercanos, sus látigos de escamas comenzaron a girar, cobrando impulso y emitir silbidos suaves y siseantes mientras giraban.
El látigo de escamas era un instrumento mortal, hecho de pequeños anillos de metal tejidos en un tubo cónico, de cada anillo colgaba una escala de metal puntiaguda y afilada. Las malditas cosas pesaban tanto como un hacha y golpeaban con casi la misma fuerza, y luego las escamas arrancaban trozos de carne a medida que se soltaban. Un golpe con un látigo podía abrirse camino a través del pellejo más duro, infligiendo heridas sangrantes, horriblemente dolorosas y profundas. Lo que le hacían a la carne humana blanda era indescriptible.
Una docena de armas se dirigieron hacia la última fila de tejedores de seda en un coro unificado de violencia.
Los exterminadores merodeaban por la oscuridad de los túneles de cada habble de la Aguja. A diario se enfrentaban a la posibilidad de encontrarse cara a cara con una pesadilla del mundo de la superficie. Era un deber necesario. Sin exterminadores, los horrores de la superficie podrían emerger y surgirían de los túneles de ventilación y servicio y comenzarían a atacar a los ciudadanos del habble, y sus primeras víctimas casi siempre eran niños.
Los hombres y mujeres que asumían esa responsabilidad eran, por definición, seguros de sí mismos, hábiles, valientes y estaban un tanto locos. Y Grimm pensó que esta manada de locos en particular tenía una cuenta que saldar.
Los látigos de escamas golpearon y desgarraron. Los tejedores de seda gritaron. Algunos de los efectivos de Félix habían cambiado sus látigos por lanzas cortas y pesadas, y cuando uno de sus compañeros hería o aturdía a un tejedor de seda, un portador de lanzas se apresuraba y asestaba el golpe mortal desde la relativa seguridad del alcance del arma más larga.
El propio Félix esgrimía un látigo en cada mano, golpeando a izquierda y derecha, rompiendo armaduras, desgarrando carne y cortando las patas de las bestias con una especie de practicidad terriblemente cotidiana. Con un movimiento rápido, golpeó al tejedor de seda que atacaba a Grimm con un golpe salvaje que lo tiró al suelo, aturdido. Luego dejó caer un látigo, pasó el otro alrededor del cuello del tejedor de seda que desgarraba la pierna de Stern y giró el arma con pericia profesional, apretándola alrededor de la cabeza de la criatura.
El tejedor de la seda comenzó a agitarse salvajemente, pero Félix simplemente apoyó su peso contra él con más firmeza y se aferró, apoyándose en la fuerza del tirón hasta que la triple mandíbula de la criatura se abrió de golpe y dejó escapar un grito de dolor.
Grimm despachó al tejedor de seda que Félix había aturdido, luego se colocó un paso por detrás del exterminador. Murmuró:
-Disculpe. -Colocó su arma con cuidado y clavó su espada en la misma base del cráneo del tejedor de seda. La cosa se volvió loca durante unos segundos, agitándose salvajemente, y luego simplemente se desinfló, como una vejiga siendo drenada de su líquido.
Félix desenrolló el látigo del tejedor de la seda muerto.
-Sus muchachos, no son malos. Para ser un montón de cuellogomas, quiero decir.
-Gracias -dijo Grimm vacilante-. ¿Señor Creedy?
-Señor.
-Que Stern y usted mismo se acerquen al doctor Bagen -Grimm se volvió hacia Felix-. Señor ¿qué demonios es un cuellogoma?
Felix dedicó a Grimm una sonrisa rápida.
-Acabemos el trabajo y te contaré...
El exterminador se giró de repente, abrió los ojos como platos, y Grimm siguió la mirada del hombre hacia uno de los otros túneles que conducían a la intersección que los auroranos habían reclamado. Se oyó un coro de chillidos y un segundo grupo de tejedores de seda, tan grande como el primero, entró en la intersección.
Grimm observó impotente, gritando una advertencia que no fue escuchada cuando media docena de exterminadores quedaron enterrados bajo una ola de mandíbulas desgarradoras y colmillos envenenados, abrumados por el repentino ataque. Sus gritos de terror se convirtieron rápidamente en gárgaras de desesperación y luego quedaron en silencio.
Los siguientes en el camino del segundo grupo de horrores eran los dos nacidos guerreros. Benedict había ganado ventaja sobre Sark mientras los dos luchaban, y estaba más o menos en la parte superior, sus brazos y manos se movían tan rápido que Grimm apenas podía verlos, mientras que Sark lo igualaba movimiento por movimiento, contrarrestando cada llave que el joven intentaba... Cuando la nueva marea de tejedores de seda se precipitó hacia ellos, los dos nacidos guerreros miraron hacia la ola que se acercaba.
Los ojos de Benedict se agrandaron y comenzó a alejarse de Sark. Pero el nacido guerrero de aspecto malvado cerró una pierna alrededor de las piernas de Benedict y las manos sobre la chaqueta de Benedict. Con una fea sonrisa, se giró, haciendo rodar a Benedict hacia los tejedores de seda.
Benedict cambió de dirección casi al instante, y en lugar de intentar escapar de Sark, fue con su oponente, torciendo su propio cuerpo en la misma dirección. Golpeó el suelo de espaldas e hizo rodar a Sark sobre él, lanzando al nacido guerrero más grande a un metro de él y hacia la primera fila de tejedores de seda. Las criaturas fluyeron sobre Sark como una especie de manta viviente y horrible, y desapareció de la vista.
Benedict apenas se había recuperado cuando la primera media docena de tejedores de seda lo alcanzó. Si Grimm hubiera estado en los zapatos del joven, estaba seguro de que no habría sobrevivido, pero claro, él no era un nacido guerrero.
Benedict dejó escapar un rugido leonino, esquivó al primer tejedor de seda y sacó su espada de la vaina para cortar otro limpiamente por la mitad mientras volaba hacia él. Uno golpeó su brazo y apretó sus mandíbulas tripartitas sobre sus bíceps. Benedict se tambaleó, convirtió el impulso del salto de la criatura en un giro y lo estrelló contra dos de sus compañeros como si el tejedor de seda hubiera sido un escudo atado a su brazo, tirándolos a un lado.
El sexto tejedor de seda golpeó a Benedict en las rodillas y le hundió los dientes en el muslo, derribándolo violentamente.
-¡Espalda con espalda!- Grimm gritó a sus hombres. -¡Agrupaos! ¡Kettle, conmigo! -Avanzó hacia Benedict, preparando el guantelete mientras avanzaba, desatando ráfaga tras ráfaga contra la masa de tejedores de seda que se acercaba, aplastando a dos de ellos hasta convertirlos en pulpa llameante y comprándole a Benedict unos preciosos segundos.
El nacido guerrero se las arregló para liberarse del tejedor de seda que se aferraba a su pierna y, con un grito de furia y dolor, levantó el brazo y estrelló repetidamente al tejedor de seda que lo sostenía contra el suelo de piedraguja, hasta que el icor purpúreo salpicó y la cosa cayó con el cuerpo encrespado y las patas contraídas espasmódicamente.
Grimm y Kettle llegaron junto a Benedict. Kettle trajinaba con su hacha, manteniendo a raya a los tejedores de seda. Grimm levantó a Benedict a la fuerza, defendiéndose de otro tejedor de seda con su espada mientras lo hacía.
-¡Bridget y Folly! -gritó Benedict. Sangraba abundantemente por el brazo y la pierna, pero no había tiempo para vendar las heridas, el enemigo ya estaba luchando por superarlos-. ¡Tenemos que sacarlas!
-¡Permanecer juntos! -respondió Grimm- ¡Seguidme!
Levantó su guantelete y comenzó a disparar hacia el suelo de piedraguja en la dirección general donde había visto a Bridget tirada en el suelo por última vez. No acertó a nada, pero un puñado de tejedores de seda que habían comenzado a acercarse desde esa dirección retrocedieron varios metros. Grimm entró en el espacio despejado y volvió a disparar al suelo, apartando más tejedores de seda de su camino y siguió caminando. Oyó a Kettle hacer lo mismo detrás de él, disparando con su guantelete para mantener a raya al cuerpo principal de tejedores de seda. Tuvo un susto severo cuando un tejedor de seda cayó desde el techo hacia su cráneo, pero Benedict tiró a Grimm a un lado con una mano y con la otra ensartó cuidadosamente el tejedor de seda con su espada, sosteniendo a la criatura en alto por un momento mientras golpeaba, con brazo firme, antes de arrojarlo sacándoselo de su espada, girando mientras se liberaba del cuerpo del tejedor de seda. La criatura derramó sangre maloliente mientras se alejaba.
Grimm continuó, y apenas se pudo contener para no desatar una ráfaga de su guantelete que se calentaba rápidamente y que habría golpeado la forma boca abajo de Bridget Tagwynn.
-¡Formad un círculo alrededor de ella! -ladró. Envainó su espada cuando los hombres se acercaron a ellos y se inclinó para levantarla. Era una mujer joven alta y más pesada de lo que parecía. Grimm puso uno de sus hombros debajo de uno de los brazos de ella y la ayudó a ponerse de pie. La chica parpadeó varias veces, sus ojos no estaban del todo enfocados, pero aunque sus piernas temblaban, pudo soportar la mayor parte de su propio peso.
-¡Señorita Tagwynn! -gritó Grimm por encima del aullido de los guanteletes descargados-. ¿Dónde está la señorita Folly?
Bridget lo miró fijamente, parpadeando varias veces. Luego dijo:
-Túnel. En el túnel. Tendida en el suelo.
El estómago de Grimm se retorció de horror.
-¿Cuál?
Bridget miró a su alrededor un momento y luego asintió con la cabeza hacia el túnel que Grimm no había ordenado volar hasta medio camino del infierno.
-¡Capitán! -gritó Kettle, su voz contenía una advertencia.
La cabeza de Grimm giró, y su vientre se tensó y se retorció aún más cuando se dio cuenta de la profundidad de su situación.
El asalto por sorpresa de los exterminadores había sido tomado a su vez por sorpresa por la segunda oleada de tejedores de seda. Hombres y mujeres yacían moribundos o muertos, y más estaban siendo asesinados frente a los ojos de Grimm. El hedor a sangre y entrañas ya había llenado el aire, mezclándose con la suciedad de la sangre de los tejedores de seda. Varios miembros de su tripulación habían caído, y otros estaban luchando en una desesperada retirada por donde habían venido... y podía ver lo que había hecho posible la repentina reversión.
Sark estaba entre ellos.
El enorme nacido guerrero se movía con terrible velocidad, lanzándose aquí y allá, nunca predecible, moviéndose entre los tejedores de seda como si fuera uno de ellos. Mientras Grimm observaba, Sark aplastó la garganta de una mujer con un apretón casual de su mano, y desarmó a otro exterminador, tirándolo al suelo, donde los tejedores de seda podrían acabar con él. Su mano se movió y un cuchillo atravesó el aire y se hundió en la pierna de Henderson, el aprendiz de piloto de Kettle. El joven gritó y se agarró la pierna mientras caía.
Grimm intentó gritar para ordenar a Henderson que no quitara el cuchillo, pero el joven lo sacó de un tirón con un pequeño chorro de sangre, y todos los tejedores de seda en diez metros a la redonda se lanzaron sobre él hasta que quedó enterrado bajo un montículo de cuerpos destrozados y descartados, y más sangre se esparció por el aire.
Michaels, el auxiliar de artillero en el arma número cinco, levantó un guantelete y lo disparó dos veces, apuntando a Sark. La primera explosión falló.
El segundo salió disparado y rodeó a Sark en una órbita cerrada, luego voló hacia la cabeza de Michaels, golpeando con violencia explosiva y arrojando un cadáver casi sin rostro al suelo de piedraguja.
Los ojos de Grimm se desviaron hacia un lado, donde estaba madame Cavendish, con una mano presionada contra sus costillas sobre una mancha de sangre fresca y húmeda en su vestido. El otro estaba extendido hacia Sark y sus ojos brillaban.
La tripulación estaba siendo expulsada por la brecha que habían abierto con las cargas explosivas, y los tejedores de seda que habían estado terminando con los últimos exterminadores incapacitados comenzaron a reunirse, lanzándose hacia Grimm y su pequeña banda con movimientos rápidos y agitados.
No tenían escapatoria.
-¡Retirada! -gritó Grimm-. ¡Retirada por el túnel! ¡Mantenedlos alejados con fuego de guantelete hasta que consigamos una posición defensiva!
Se retiraron paso a paso. Las jaulas de cobre de sus guanteletes humeaban y ardían de calor. Los dientes de Creedy estaban apretados para contener una oleada creciente de gritos, pero el joven y alto primer oficial seguía disparando con su guantelete a un ritmo constante.
Llegaron al túnel y Bridget se deslizó del hombro de Grimm y medio cayó junto a la señorita Folly, que yacía en el suelo, acurrucada en posición fetal, temblando como si sus músculos estuvieran intentando contraerse aún más. Grimm miró a su alrededor. El túnel había sido bloqueado con escombros, al igual que aquel por el que habían entrado. No había forma de salir de él, y no había tiempo para construir ni siquiera una pequeña defensa a partir del montículo de piedras.
Una voz llamó de repente desde más allá del túnel... madame Cavendish.
-Esta es la tercera vez que interfiere en mis asuntos, capitán -dijo, sus palabras eran duras, frías-. Y como ha derramado mi sangre, será la última.
-¡Señora, contenga a sus mascotas! -respondió Grimm de inmediato-. Garantice el salvoconducto de los que están conmigo y me rendiré. Puede matarme como desee.
-Eso puedo hacerlo sin su cooperación, gracias -respondió madame Cavendish con tono divertido-. Adiós, Capitán.
Y con eso, una horda de tejedores de seda se vertió a través de la boca del túnel... demasiados esta vez. Corrían a lo largo de las paredes y los techos, extendiéndose, moviéndose demasiado rápido, en número demasiado alto para contrarrestarlos.
Grimm y su gente estaban a punto de verse superados... y no había nada que él pudiera hacer para impedirlo.