Autor Tema: Ohhhh, la trilogía Guardianes de la ciudadela de Laura Gallego se cae.  (Leído 267 veces)

Desconectado crislibros

  • Administrator
  • ¡Que alguien le haga callar!
  • *****
  • Mensajes: 10877
  • Karma: +277/-32
  • Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo
    • www.libroslibroslibros.org
Empezó con un libro potente, El bestiario de Axlin. Tan potente que lo dejé estar y no leí el segundo hasta que saliera el primero, ya que tenía la promesa de que en 1 año estaría publicada toda la trilogía.
El tercero acaba de salir el 2 de marzo, lo compré inmediatamente y continué con la lectura del dos, y lo he encontrado decepcionante.
La historia pierde alma e interés, se centra en la acción y olvida los personajes. Se aleja de Axlin y da protagonismo a los guardianes; que la verdad, no es que tengan una personalidad atractiva y arrolladora, ni siquiera Xein.
Una de las cosas que más me gustó del primer libro fue la idea de que un "libro" iba a salvar el mundo.
Para hacer memoria, os diré que trataba de una joven que vive en una aldea perdida asediada por monstruos. Es la única de la aldea que sabe leer y la encargada de llevar los registros, y se da cuenta de que en realidad puede recopilar datos sobre los monstruos y la mejor manera de protegerse de ellos y ayudar así a la gente a sobrevivir a las amenazas. ¡Conocimiento al poder!
Axlin parte de su aldea en busca de información con la idea de volver algún día y ayudar a los humanos a salvarse a sí mismos. Que bonito, ¿no? Una chica físicamente vulnerable cuyo intelecto, tenacidad y sentido común va a salvar el mundo.
Bueno, al final del libro 2 Axlin llega tras un largo viaje a la Ciudadela, lugar de civilización protegido de los monstruos por los guardianes, que acaban siendo unos superhéroes capullos y elitista que se creen por encima de la gente a la que protegen, o al menos esa es la impresión que me ha dado a mí, sobre todo en el libro 2.
El protagonista masculino es un imbécil. Al parecer cualquiera le puede manipular y le encanta recibir órdenes que obedece sin pensar o cuestionando muy poco.
Axlin queda relegada en la historia y además el desarrollo de su personaje cambia totalmente.
Primero su libro pierde relevancia, puesto que en la Ciudadela hay otros libros iguales y en realidad gente que sabe mucho más de los monstruos pero no lo cuenta a la gente de a pie. La verdad es que llegué a un punto del libro 2 en el que pensaba que la idea de el bestiario había perdido todo su fuelle.
Segundo su personalidad también cambia; de chica dispuesta a todo, abierta y cariñosa pasa a ser una erudita huraña que no se relaciona demasiado con los demás. Parece que hubiera dejado atrás a la chica de campo y se hubiera convertido en una chica de ciudad que ha perdido de vista su objetivo.
Los guardianes son todos unos capullos, del primero al último. Y encima desde el libro 2 ellos son los protagonistas principales. Es como una especie de cuerpo militar que aplasta a los aspirantes hasta que obedecen ciegamente ante la máxima "lo hacemos por el bien de los ciudadanos, no sintáis nada, no os mezcléis con ellos, sin sentimientos". La historia de un lavado de cerebro, y hasta creo que al protagonista le gusta encajar ahí, parece un cachorrito en busca de una caricia del amo.
Pero sobre todo, me parece que la saga ha perdido lo que más me gustaba del planteamiento inicial, la idea de que no debes sentarte y confiar en que otros te protejan, debes aprender a protegerte a ti mismo. No te acomodes en que las cosas son así y siempre lo serán, lucha con uñas y dientes, no te rindas.
La verdad, me encantó la historia hasta llegar a la Ciudadela. Odio la idea de los guardianes como una élite social aparte que decide por los demás lo que es mejor. Odio la idea de una ciudad que vive protegida mientras el resto del mundo agoniza y muere. Odio la idea de que al final sea la habilidad física y no el potencial intelectual lo que vaya a salvar al mundo.

Seguramente los que también esteis en la lectura pensaréis que me paso, solo voy por la mitad del libro 2, pero el final ya es previsible y va por esos tiros.
No sé si llegaré al final, pero mi hija va por la mitad del libro 3 y también está quedando decepcionada.